.

jueves, diciembre 27, 2012

Hablemos para no oírnos, bebamos para no vernos. Hablando pasan los días que nos quedan para irnos, yo al bucle de tu olvido, tú al redil de mis instintos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario